La Belleza De Los Arquetipos: Tatuado Damas


Tatuado Señoras! Aunque nos perdimos el circo espectáculos en los que corrió desde el 1800 bien entrado el siglo xx, el propio nombre evoca imágenes de la exótica vida, vivió en el borde por la fascinante mujer.

Los tatuajes en las mujeres no son nuevos para nosotros, y ellos no estaban de nuevo a las señoras de los espectáculos de circo. Los tatuajes y las mujeres tienen una larga historia, que se retuerce y se convierte con el cambio de los ideales sobre el adorno, la modestia, la independencia, y la función.

Los primeros demostrado tatuado damas eran Egipcios: muchas mujeres momias net-como patrones de puntos en su abdomen, muslos y pechos. Los primeros exploradores supone que estas mujeres del antiguo egipto hombres no tienen tatuajes – eran prostitutas, haciéndose eco de los prejuicios de la época. Pero las nuevas interpretaciones (y comprensión de los diversos tatuajes prácticas) sugieren que estos tatuajes eran probablemente dada como talismanes para ayudar a las mujeres en el embarazo y el parto.

Los antiguos Griegos aprendieron de los Religiosa Tatuajes de los Tracios en lo que ahora es Turquía, y se utiliza la técnica de los tatuajes, los rostros de los criminales y esclavos con tal encanto inscripciones como “parada de mí, soy un fugitivo”. Que no quieres uno de estos tatuajes vive en la palabra “estigma”-la antigua palabra griega para el tatuaje fue “stig”, que significa “pinchazo” o “puntada”.

En el norte de Europa, el pre-Celtas tatuado a sí mismos para fines decorativos, con lunas, estrellas y animales como motivos favoritos para las mujeres. Y a pesar de los reiterados prohibiciones sobre tatuajes de las autoridades religiosas, Cristianos Medievales regresaban de las cruzadas y las peregrinaciones religiosas con los tatuajes de religiosos y símbolos alquímicos – tienda de regalos y de prueba de sus aventuras.

Cuando el Capitán James Cook regresó de las Islas del Pacífico en el año 1769, con cuentas de “tatau-ing”, la palabra “tatuaje”, que también fue utilizado para describir a los militares de la percusión, entró en el léxico. Una nueva moda de los tatuajes surgió en Inglaterra, a partir de los marineros, trabajando con los oficiales, luego de la realeza. Y las mujeres consiguieron el tatuaje como bien incluso Lady Randolph Churchill, Winston madre, hice un tatuaje de una serpiente alrededor de su muñeca. Pero mientras que las mujeres estaban coqueteando con raciness por hacerse tatuajes, todavía estaban sujetos a las exigencias de la sociedad Victoriana, y aseguró que los tatuajes eran fácilmente cubiertos – para estar seguro de ser demasiado crítico ojos. La tendencia ornamental tatuajes se extendió a Estados unidos, así: en el año 1876, El New York Times informaba sobre ella. Pero en 1882, algo extraño sucedió: varias mujeres que decidieron convertirse en tatuado damas.

No sabemos si la primera tatuado señora Nora Hildebrandt o Irene Woodward, pero ambos contendientes por el honor decidió convertirse en tatuado damas en 1882, permitiendo Martin Hildebrandt, el más destacado artista del tatuaje del tiempo, para ayudarles a recrear a sí mismos y a una de la industria. Y su éxito fue inmediato – aunque había habido un montón de tatuajes para hombres en los circos, por más de 80 años, una vez tatuado señoras empezaron a trabajar en el circuito, la combinación de las historias exóticas y proyección de la piel era demasiado fuerte como una fuerza para resistir. Nora fue dada una trágica historia de la captura por parte de los Lakota Sioux y forzada de los tatuajes por su padre, el pobre, que finalmente optó por una muerte temprana, en lugar de seguir torturando a su hija. Irene exótica historia de su padre, el tatuaje de ella para pasar el tiempo en las zonas rurales de la cabina antes de que él fue asesinado por los Nativos Americanos, que, asustados por sus tatuajes – liberado ileso.

Otros siguieron en Nora y de Irene huellas tatuadas una señora podría hacer entre $35-100 una semana en un tiempo cuando los trabajadores administrativos hecho cerca de $22 a la semana, y los trabajadores domésticos hecho un montón de menos. Y aunque pensamos en las mujeres como quedarse en casa, entonces, un montón de trabajo, las mujeres de clase tenía que trabajar por un salario. Una de estas mujeres, Anna Mae Burlingston, había estado ayudando a apoyar a su madre como empleada doméstica cuando conoció a su marido, un tatuador llamado “Rojo” Gibbons. Poco después se casaron, ella decidió cambiar su juego: ella vamos Rojo tatuaje de ella (con imágenes religiosas – que era un Cristiano devoto), y en 1919 fue la realización de Miss Artoria, que viajaba con su marido en espectáculos que la incluyó en el escenario – y él trabajando así. Y trabajó mucho tiempo: incluso con el auge de la televisión (y la reducción en la necesidad de “freaks” del entretenimiento en vivo), Artoria trabajado en espectáculos de carnaval hasta el año 1981.

No se puede negar que parte de la apelación de una tatuado señora es su atractivo sexual. Las historias de peligro y el dolor, junto con la oportunidad de ver más piel de lo que la sociedad podría permitir, irresistible. Pero audiencias femeninas también fueron atraídos a las damas – que eran, después de todo, muchos como ellos. La mayoría de los cuentos incluidos referencias obvias para el estilo de comportamiento moral y las buenas costumbres de estas mujeres. Después de todo, los tatuajes eran todavía considerados como dudosos – tan tarde como el año de 1955, un editor de una sociología de la antología escribió que “la mayoría de los tatuajes de las mujeres son prostitutas”. No que eran: la mayoría eran como el resto de las mujeres de trabajo, teniendo el cuidado de los maridos y sus hijos.

Pero tatuado damas obviamente había tomado el control sobre sus cuerpos, y que vino con algo de riesgo de aislamiento. Lady Viola (nacido Ethel Martin en 1898) tuvieron la misma tatuado(con imágenes de la gente admiraba) cuando su primer matrimonio terminó. Trabajó como “El Más Bello Tatuado Señora del Mundo” – hasta que se jubiló en el año 1932 para recaudar nueve hijos con su segundo marido. Cuando murió en 1969, ella se fue de vuelta en el camino, tanto para recaudar dinero y a no ser solitario. Pero más tarde, cuando ella murió, no se menciona en su obituario de su carrera como un famoso tatuado señora – sus compañeros de la iglesia nunca se sabía. No sólo fue el tatuaje todavía es un tabú, pero que trabajan en un circo habría parecido cutre de por entonces.